miércoles, 8 de febrero de 2017

El Imprescindible entronque

En el abigarrado  escenario político actual, tapizado de lo que los voceros de Trump han bautizado como “hechos alternativos” eufemismo para manipulación populista a escala global, lo concreto es que oficialismo y oposición se han desgastado prácticamente al mismo ritmo. El MAS  en vías de ser enterrado por las “1000 maneras   de robar” que se le achacan con amplísima variedad de indicios así como la puesta en evidencia de las galácticas contradicciones entre lo que hace y lo que dice,  sucumbe bajo la corrupción e inmoralidad y  la revelación de su manipulación de lo medio ambiental y de lo “indígena“, categoría construida solo para su utilización electorera. 

La oposición parlamentaria, por su parte, lleva el mismo tiempo que el MAS hundiéndose en sus limitaciones, contradicciones y miserias. Con heroicas excepciones  individuales, la oposición divagó entre intentos de unidad y razones para la división, fue desde avalar la constitución de la Calancha hasta apoyar el referéndum revocatorio y después hacerse las víctimas. 

Entre Tuto el viajero y Doria Medina el “perseguido político” que invierte 40 millones de dólares en el país en el que lo persigue lo que reina aquí es la ausencia de proyecto, la falta de  sinceridad e integridad. Casi sin darse cuenta la oposición ha pasado a ser parte de la farsa oficialista y el oficialismo se solaza al mirarse en un espejo tan patético.  Mezcla de una anciano chiflado que oficia de alcalde, un millonario que ofende a los verdaderos perseguidos políticos, dos  ex vice presidentes con la reputación de haber traicionado a quienes los promovieron,  artífices de lo que dicen  combatir y un ex prefecto convertido en hipotético futuro alcalde,  las cabezas de la oposición son el reflejo de la falta de capacidad genuinamente política y de espíritu nacional.

Al margen de esta patética dicotomía, minimizados en un mundo en lo que se valora es lo no genuino y se rechaza lo auténtico,  las corrientes nacionalistas, las kataristas, las genuinamente comprometidas con el medio ambiente y en el fondo las del país real. La nación que debate sobre la necesidad de estudiar el pasado con objetividad pero que se preocupa sobre el futuro y lo que quedara cuando haya concluido la oscura noche masista.

El Katarismo y el MNR están entrelazados en esencia y espíritu más allá de las etiquetas y reivindicaciones en todos y cada uno de los pasos de la gesta de la revolución nacional. Katari vistió terno y corbata en 1952 de la misma manera que el cholaje movimientista se reivindica hoy aymara y quechua. El voto universal, la reforma agraria y la transformación educativa de 1953 son la expresión más lograda de la combinación de visiones kataristas, nacionalista y revolucionarias, son la suma de anhelos logrados combinado fraternalmente la convicción de un futuro mejor.

El MNR y el Katarismo  demostraron con la reforma educativa de 1994   y los cambios a la constitución del mismo año, en la que se incluyó el reconocimiento al carácter multiétnico y pluricultural de la nación así como de los derechos económicos sociales y culturales de los pueblos de Bolivia  como las tierras comunitarias de origen, la potencial sinergia de esa suma de fuerzas.
Pero fue sobre todo a  través de la Ley de participación popular que la visión nacionalista  revolucionaria  y katarista logró resultados estructurales que cambiaron a Bolivia para siempre, obteniendo avances inconmensurablemente  más significativos que todos los discursos que en  nombre de aymaras, quechuas y guaraníes  se hicieron después. 

La ley de participación popular, un proceso iniciado por la suma de ambas fuerzas políticas transformo la realidad del hombre boliviano en todo el territorio no solo ampliando competencias de municipios mediante un inédito crecimiento en los ingresos basados en la población,  sino iniciando la incorporación verdadera del hombre y la mujer del mundo rural, y sembrando las bases de la democracia local y de la planificación participativa, entre otros. 

Le habrán cambiado el nombre, pero al igual que tantas otras estructuras jurídicas rebautizadas en la forma la participación popular sigue intacta en el fondo y en la lógica de distribución de poder político y económico y mira, altiva,  los insultos histéricos de García Linera.  Contrastarla con  la “política” de  regado de canchas de césped de plástico y la construcción del museo más absurdo de América es una ofensa al sentido común.

Hoy, ante el inexorable vacío  de genuina actividad política que el populismo ha dejado y ante el despilfarro y corrupción en un contexto de crisis moral y de valores, urge reconstruir los cimientos de una suma que es exponencial, la de la legitimidad y dignidad del genuino Katarismo con el nacionalismo revolucionario, la única combinación posible para reivindicar la harmonía y la fraternidad entre mujeres y hombre ávidos de vivir en un paradigma eminentemente republicano pero global y  libertario.

La suma de ambas visiones aplicadas a políticas publicas concretas es la única esperanza de revertir, por ejemplo, la oscuridad de contrabando y narcotráfico en la que se ha sumido  a una gran parte del mundo rural y sub urbano y sustituirlo por un país de  productores, industriales y artesanos que produzcan para el mundo con licencias, tecnologías y dignidad. Es así mismo la última oportunidad para restituir la propiedad del agricultor en el altiplano y valles, propietario parcial de su tierra ya que no le puede dar un uso mercantil. 

Es, la perspectiva de construir un país donde el respeto al medio ambiente y la  diversidad ecológica no sea una farsa hipócrita sino una política pública concebida con respeto y soberanía, una nación en la que el sistema de Justicia inspire respeto y no escalofríos de desconfianza y miedo.  Es  la posibilidad de recuperar la identidad nacional y la república  y el largo plazo. 

Linereadas


Sobre todo después de la derrota del 21 de febrero el señor García Linera ha llamado la atención por la enfervorizada si no es histérica forma en que protagonizó una campaña dirigida a audiencias en las que, muy lejos de debatir,  se encuentra en posición de matón depredador  como cuando habla a niños en las escuelas.

El estilo barroco en la forma adquirió matices de excentricidad y finalmente  de franco desequilibrio, habiendo sido su salud mental puesta en cuestión no solo por sus hiperbólicas alusiones al sol y la luna sino por las muy graves, cobardes y miserables exhortaciones a que los niños se “pongan”  cartuchos de dinamita al estilo de los suicidas pseudo islámicos.

Más allá de la forma, el lenguaje verbal y corporal ríspido y la tonalidad hosca y áspera de su peroración que,  lo patológico es la distancia entre lo que Linera dice y lo que ha hecho.
En la última de sus alocuciones dirigidas a un público escolar, Linera ha expresado que “Si luchas, eres antiimperialista, anticolonialista y anticapitalista; el cielo es de vos.”

¿Anticapitalista?

Solo un trastornado podría afirmar, después de diez años de ejercicio casi irrestricto del poder que existió o existe un residuo de genuino anticapitalismo en la práctica masista, aunque las políticas económicas del gobierno se caracterizan por ser una suerte de capitalismo de amigotes como el que describe Gloria Álvarez, un capitalismo en el que se beneficia a determinados grupos de poder, es ostensible en el caso del grupo TOYOSA o a familiares del entorno presidencial y vicepresidencial, un capitalismo de tráfico de influencias pero económicamente algo que se asemeje al “socialismo” no es, salvo en la retórica. Ningún aspecto de lo que es una economía predominantemente capitalista,  libre mercado,  libre fijación de precios y tasas de interés, libre circulación de bienes, el lugar de la propiedad privada, la cooptación sindical, la libre contratación, el poderío del sistema financiero ha sido tocado, ni siquiera epidérmicamente aunque obviamente los niveles de corrupción amiguismo y manipulación política distorsionan lo que debiera ser una sana competencia entre agentes económicos. Es más se ha incentivado aunque matizado por la corrupción, la  competencia en la producción de coca y cocaína, el contrabando así como la depredación de áreas protegidas y de los ecosistemas, la violación de los derechos laborales extremos que republicas que fomentan la libre empresa obviamente no permiten,  Bolivia es hoy, como lo fue desde 1985 pero mucho más un país de libre comercio donde la mano invisible ha sido remplazado por el tráfico de influencias y la coima invisible, y nada de lo que la retórica constitucional diga o los fetiches de empresas estatales en su mayoría quebradas cambia un milímetro a esa realidad.

¿Antimperialista?

Más que anti imperialista, la versión local del idiota latinoamericano, que personifica el falso licenciado y terrorista es anti norte americana, Por razones que presumiblemente se remontan a complejos individuales y colectivos es a los Estados Unidos a los que hay que odiar, no incluyendo esto a Europa, Canadá y mucho menos al gran imperio Chino, que ha venido a ocupar en la práctica, el lugar que Estados Unidos solo ocupo en la mente y en la consigna populista.  El caso CAMC parece ser la punta del iceberg de una verdadera invasión de súbditos chinos en su mayoría ligados al gobierno imperial, no de empresarios privados o turistas. Lo que hay aquí es una genuina ocupación del territorio, la economía y los recursos naturales de Bolivia por parte de capitales y personas venidas del imperio de oriente, la segunda economía mundial, con el afán de acabar como termitas con la riqueza nacional, sin inhibirse ante las leyes y fomentando la corrupción entre estados.  Esta genuina completa e indiscutible venta y entrega de la patria a los chinos supone además una consecuencia de gran devastación sobre la estructura laboral, social e incluso cultural de nuestros habitantes, especialmente los aymara y quechua, muchos de los cuales son obreros, mercaderes y trabajadores del campo y las ciudades así como empresarios y emprendedores  y que son en casos empleados violando las leyes y en otros sufren de una competencia desleal ya que ellos no tiene a un estado imperial que los socape.

¿Anticolonialista?

La entrega de Bolivia al imperio chino se acompaña de la utilización de categorías discursivas manipuladas para dar la impresión de que existe aquí un proceso de descolonización el mismo que no es verificable a nivel empírico ni en lo que concierne a la economía, entregada al imperio chino, ni como categoría sociológico cultural. En un mundo en inexorable e irreversible proceso de globalización económica, y cultural la hipotética descolonización puede prescindir de la segmentación de Bolivia en grupos discriminados en base a su hipotética raza o color de piel. Esto no es anti colonialismo, es fascismo y un retroceso de décadas que ha dividido y enfrentado innecesariamente a los bolivianos creando a ciudadanos “indígenas”  como si los que supuestamente no lo son fueran “alienígenas” y reeditando la manipulación de lo aymara y quechua con fines de beneficio político partidario como hubo  la tendencia a hacerlo en los años sesentas y setentas y el pacto “militar campesino”, un “pacto” para que los poderosos sigan usufructuando del poder y la corrupción

¿El cielo es de vos?

La retórica vicepresidencial merece ser objeto de un estudio más detallado ya que detrás de la lógica de odio, terrorismo y el un nivel de cinismo descomunal y surrealista se esconde una de las razones que ha generado violencia, agresividad, linchamientos y ha enfermado el alma de Bolivia, a tal punto que las recientes muertes en la Alcaldía alteña el linchamiento del vice ministro de seguridad interior y la masacre de 6 mineros se han vuelto eventos banales.  Ese es el “cielo” de García linera, un  infierno por que algún día será juzgado.










Por una política integral del transporte

El confuso escenario del debate público nacional podría dar la apariencia de que en él se discuten  temas políticos ideológicos y sus correlatos prácticos o cuestiones centrales de la sociedad y su futuro. En realidad,  lo que más hay es una fatigante repetición de consignas de uno y otro lado casi siempre centradas en descalificar a  las personas y  el pasado individual y colectivo.

Esto limita las posibilidades de que el debate se concentre en temas concretos que estén desprovistos de tinte político y que visibilicen las consecuencias de las políticas públicas. Un caso manifiesto es el del transporte en todas sus dimensiones. Como pocos este sector es transversal a la economía pública y privada y a la existencia diaria de  todos los ciudadanos, donde quiera que vivan o trabajen.

No obstante, lo que rige es el caos. El ejecutivo instala teleféricos no solo sin licitación ni transparencia sino sin coordinación con las autoridades locales. Ofrece carreteras, trenes  rapidos y nuevos teleféricos en similares condiciones e insiste en una carretera por el TIPNIS independientemente de lo que opinen los que allí viven, o para ser preciso, quien sea. El alcalde paceño pone  en funcionamiento buses administrados por la comuna sin tomar en cuenta al gobierno central ni mucho menos a minibuseros y sindicatos de transporte contra los que libra una suerte de guerra de insultos más que un intercambio de ideas.

Propuestas elementales en las ciudades como “la prioridad a la derecha”(o a la izquierda), que los vehículos deben detenerse ante un peatón que cruza  o que existan horarios para la circulación de vehículos de carga o maquinaria pesada ni siquiera son objeto de intentos. En su lugar,  en La Paz son las muy simpáticas cebras, -pagadas con dinero público hace más de una década, las que se promueve a pesar de que no han cambiado un ápice a la cultura ciudadana o la seguridad de peatones o conductores

Policías, Cebras y Guardias municipales se disputan, como en un carnaval,  la farsa de intentar poner orden y existen quienes desde el municipio instigan al odio contra minibuseros y afines como si no tuvieran derecho al trabajo. Los transportistas pesados se enfrentan con la policía, los del transporte sindicalizado optan por los chicotazos, en el aeropuerto de Cochabamba hay una docena de aviones botados como chatarra, las cifras del teleférico son un secreto de estado y hay rompe muelles cada cien metros en algunas partes mientras que donde se necesitan no existen. Bocina y basura son lo único universal.

A nivel internacional los corredores transoceánicos que se proyectan no incluyen a Bolivia pese a su privilegiada posición geográfica pero como se trata de realidades  de largo plazo nadie se da por enterado, mucho menos el Sr Canciller, cabeza de una repartición publica que hace 10 años solo cosecha fracasos. Quizás entre las razones de este eventual y grave marginamiento  este que fue el presidente actual el que instituyó, legitimó y institucionalizó el salvaje bloqueo de carreteras como mecanismo de presión extorsiva de un grupo social hacia el resto de la sociedad al punto de que su legado incluirá aquello, que nada se puede obtener en Bolivia hablando, solo bloqueando.


Urge intentar despolitizar esta columna vertebral de la actividad económica y de la calidad de vida que es el transporte y formular y definir un conjunto de genuinas  políticas públicas, es decir iniciativas estudiadas, consultadas, planificadas y coordinadas. Sería una oportunidad para que el gobierno, por primera vez en más de diez años, intente fungir como tal, es decir poniendo de lado sus intereses políticos de corto plazo e invirtiendo en una estrategia de largo plazo con la nación, no el aplauso fácil,  en mente. 

lunes, 29 de junio de 2015

Carta de Alexandra Sanchez de Lozada sobre las areas protegidas que el MAS pretende entregar a las petroleras transnacionales

Washington,
junio 27 de 2015
 
Dn. Rafael Archondo
 
Director
Informativo de la Agencia Nacional Fides
 
 
Señor Director:
 
Utilizando mi derecho a réplica deseo responder al artículo de Pablo Villegas publicado por ANF el25/6/2015, que titula "El decreto 2366 sería similar a una ley propuesta por la hija de Goni".
 
El DS 2366 no tiene ninguna similitud con el anteproyecto de Ley de Áreas Protegidas que impulsé el 2003 con el fin de establecer un marco legal para regular la gestión de las áreas protegidas, salvaguardar su riqueza biológica y cultural, contribuir a mejorar la calidad de vida de las poblaciones existentes en ellas y, especialmente, para controlar las actividades petroleras, mineras y forestales que ya existían en algunas de esas áreas protegidas.
 
El investigador atribuye a Gonzalo Sánchez de Lozada una posición favorable a las petroleras, desconociendo que durante su primer gobierno se dieron pasos fundamentales y decisivos en favor de la conservación de la biodiversidad y del manejo sostenible de sus recursos naturales en Bolivia. A saber: creó el primer Ministerio de Desarrollo Sostenible en América Latina, consolidó y fortaleció el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) y duplicó la extensión de los parques nacionales, añadiendo 10 millones de hectáreas.
 
 Fue durante ese periodo que se crearon los Parques Nacionales y Áreas de Manejo Integral más grandes de Bolivia, como el Madidi, el Kaa-Iya del Gran Chaco, Otuquis, y San Matías, incluyendo la ampliación del Parque Noel Kempff; la primera Área Protegida El Palmar en Chuquisaca y la Reserva San Román en Pando.
 
Es importante resaltar el carácter social de las políticas del gobierno de Sánchez de Lozada, que fortalecieron al SNAP, y el rol clave de la Ley de Participación Popular, que promovió la conformación de Comités de Gestión en las diferentes áreas protegidas y definió mecanismos de coadministración para asegurar  la participación de los actores locales en la gestión de dichas áreas, especialmente de las comunidades indígenas y campesinas que las habitan y en sus zonas de influencia. Un ejemplo es la gestión del Parque Kaa-Iya,  que estuvo a cargo de la Capitanía del Alto y Bajo Izozog desde la creación del Parque, pero que en los últimos años ha caídobajo el control del Estado.
 
Todo ese esfuerzo de fortalecimiento e implementación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas no se hizo para entregar dichas áreas a las empresas petroleras. No tiene sentido alguno impulsar la creación de áreas protegidas tan importantes y reconocidas mundialmente para luego entregarlas a las petroleras u a otras actividades extractivas en la forma que hoy pretende el gobierno del MAS. No hay similitud alguna entre lo que hicimos y tratamos de hacer con lo que se pretende bajo elactual gobierno.
 
El anteproyecto de Ley de Áreas Protegidas surgió por la necesidad de profundizar los cambios iniciados, ya que muchas leyes y reglamentos sectoriales como los de tierras, minería, hidrocarburos y forestales, entre otros, tenían contradicciones jurídicas que se sobreponían con las áreas protegidas, afectando su integridad y generando conflictos. La gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas sólo contaba con el Reglamento General de Áreas Protegidas (D.S. 24781) elaborado en 1997. Este Reglamento, enmarcado en la Ley de Medio Ambiente 1333, era de menor jerarquía y por ello resultaba insuficiente para controlar las amenazas que enfrentaban y siguen enfrentando nuestras áreas protegidas.
 
Lamentablemente, debido al clima político de la época en que fue presentado el proyecto de Ley, algunos sectores -especialmente del MAS- distorsionaron nuestros propósitos y difundieron información inadecuada.  La Comisión Multipartidaria de Desarrollo Sostenible de la Cámara de Diputados impulsó la realización de talleres para promover el debate con la sociedad civil sobre la problemática de las Áreas Protegidas, asumiendo el reto democrático de la consulta y la discusión.
 
El señor Villegas no se equivoca cuando hace referencia a la actitud de quienes hoy gobiernan. Siendo oposición en la época no solo rechazaron estas propuestas sino que se opusieron a cualquier iniciativa porque no tenían ningún interés en las áreas protegidas, sólo les
interesaba llegar al poder. Hoy, ya en el gobierno, no demuestran respeto a la madre tierra ni hacia los indígenas, sólo buscan generar recursos a corto plazo para seguir usufructuando del poder.
 
He dedicado toda mi carrera, y lo seguiré haciendo, a la protección del medio ambiente, en especial a la conservación de la biodiversidad. Creo que el debate es saludable para arribar a conclusiones que resulten útiles para nuestro país, pero debemos dejar de lado las manipulaciones que obedecen a intereses políticos y que sólo sirven para construir mitos y discursos irracionales que nos alejan de la verdad.
 
 
 
Alejandra Sánchez de Lozada
 
Bióloga y Especialista en Biodiversidad

viernes, 11 de octubre de 2013

Ante los desafíos del presente



Mas de 60 años han transcurrido desde el 9 de abril de 1952,  10 desde el golpe de estado de 2003 que dio inicio a un proceso de involución política, social, económica  e institucional en el que se debate la Nación hoy, signado por  un retroceso en la vigencia de las garantías constitucionales, la creciente violación de los derechos humanos y la utilización de una amplia gama de mecanismos prebendales y  de manipulación mediática, para, entre otras cosas, disimular el hecho de que la economía que crece es solo la que esta ligada al narcotráfico, que no existe mejora real en la situación de los mas pobres  y  que lo único que se incentiva es la informalidad en todas sus variantes.

A casi una década de la forzada renuncia del Presidente Sánchez de Lozada, el balance de lo efectivamente construido en el autodenominado “proceso de cambio” solo puede ser hecho realizando un recuento de los daños: El “cambio” había consistido en cambiar los nombres de todo, empezando por el nombre del país mismo,  el repetir con un furia reiterativa propiamente medieval ciertas consignas, y cambiar nada de verdad, sin dejar de acusar cada dos palabras a alguien de golpe o conspiración. 

Las áreas de la economía que ha sufrido los mazazos de la incompetencia oficial incluyen a la textilera mas grande del país, la industria minera, sometida a una rifa nefasta mediante la cual se entrega no al estado sino a asaltantes lo que era de inversores legales, la agropecuaria administrada con el instinto del odio y la venganza política mas que con otro criterio, el transporte aéreo una pesadilla en la que actúan inversores sin dinero y salvadores que no quieren sino destruir, todo bajo el telón de fondo de “empresas estatales” fundadas con dinero publico y administradas como feudos del partido de gobierno que no son mas que hechos de descarada corrupción.

Institucionalmente, el poder legislativo que se inflado en el numero de  miembros  titulares y suplentes solo para satisfacer las necesidades de sobre representación oficialista, ha aprobado, entre otras cosas,  leyes en ingles sin traducirlas y constituye mucho mas que en el pasado una instancia de mera aprobación ovejuna de las decisiones del ejecutivo. Algo comparable se pude concluir de las asambleas departamentales, compuestas por un ejército de burócratas elegidos y nombrados, con escasísimos resultados que beneficien a los ciudadanos.

El poder judicial, constituido luego de las vergonzosa elecciones judiciales, cuyo resultado el oficialismo  ignoró sin en el menor pudor,  ha alcanzado nuevas cimas de ridiculez al sostener reiteradamente uno de sus miembros, “el mas votado” que toma sus decisiones basado en la lectura de la hoja de coca. El ministerio público se ha transformado en el brazo operativo de la persecución política  contra opositores y funciona como una inquisición medieval con una vara para los oficialistas y otra muy diferente contra los opositores, llegando a extremos caricaturescos de cinismo y desvergüenza. 

El asalto a la contraloría, y al poder electoral, de los pocos resabios de institucionalidad que aun funcionaban, no fue más que la confirmación de una constante del gobierno de Evo Morales :  la aversión a todo lo que pueda significar control, fiscalización, arbitraje objetivo o contra peso. El puñado de opositores que hacían la diferencia en el Senado al principio  podría obligar a concertar? Se organizó a hordas de a miles para amedrentarlos. El poder judicial podría constituirse en un factor de equilibrio, de respeto por la constitucionalidad? Turbas de lanza dinamitas, procesos, y chantajes fue la respuesta. Los medios de comunicación, juegan su rol de investigación y de denuncia como en cualquier sociedad contemporánea? El presidente encabezó personalmente una campaña de difamación, agresión y humillación a los periodistas de Bolivia cuyas características, entre otras cosas, incluyó  el caso del asesinato en manos de una turba del periodista Carlos Quispe, y el atentado a un canal de televisión en el que participó un miembro de la guardia presidencial. 

Comparable suerte corrieron instancias nacionales e internacionales tan diferentes como la DEA, el CIADI, los diputados fiscalizadores, la Corte Electoral convertida en una caricatura, y hasta los contra pesos éticos como la Iglesia Católica y algunas Iglesias evangélicas  sometidos a un asedio irracional con argumentos miserables. Todos groseramente vilipendiados, expulsados o desconocidos en cuanto hubo la posibilidad de que fiscalicen, controlen o arbitren alguna temática que incomode al oficialismo, sea el exponencial crecimiento en la producción de cocaína, o casos de presunta corrupción en otros ámbitos.

Ante estos hechos, y luego de haber permanecido en una suerte de pasividad voluntariamente admitida, producto, ente otras cosas, de la necesidad de que la nación se desintoxique de la incesante e infamante letanía oficialista,  los militantes y  dirigentes  del Movimiento nacionalista revolucionario debemos declarar nuestra irrevocable y comprometida decisión de construir un proyecto político que evita la desintegración nacional a la que necesariamente nos dirigimos de persistir esta siniestra dinámica de un estado forajido que es lo que el masismo esta sembrando, un estado en el que rige la ley de la selva y se impone la fuerza de la turba mas violenta.

El Movimiento Nacionalista Revolucionario , cuyo eje ideológico histórico se funda en la alianza de clases, una visión de nación basada en el respeto a las autonomías pero en la construcción de una sola nación, la nación boliviana, estará absolutamente presente y activo en el escenario político nacional de los próximos años luego de un proceso de refundación que se inicia aquí y ahora.

Es imprescindible reconducir los cambios que si requiere la nación por el camino de la madurez democrática, el respeto a los derechos humanos y le restablecimiento del estado de derecho y la vigencia de las garantías constitucionales de un estado civilizado y que es parte de la comunidad internacional de naciones.
Es paso obligado, institucional, moral y político, recuperar el lugar de la fraternidad entre miembros de una sola nación, mujeres y hombres que debemos construir con un horizonte común de hermandad, sensibilidad y amor. Ninguna nación podrá crecer y transitar hacia alturas iluminadas si insistimos en el corporativismo secante en el que lo único que cuenta es lo que beneficie al gremio.

Citando a Paz Estenssoro “ No se vislumbra salvación posible sin un plan social, económico y jurídico que corrija el desbarajuste existente en la nación. La patria se nos esta muriendo y es preciso no eludir ningún recurso para un tratamiento de emergencia  que detenga el desenlace. O tenemos el valor moral  con su secuela de sacrificios para plantear de modo radical una nueva política o sencillamente, con gran dolor para todos, Bolivia se nos muere. Ha llegado la hora en que debemos meditar sin cálculos egoístas  ni mezquindades en que medida podemos contribuir todos y cada uno de los integrantes de la comunidad nacionalista y revolucionaria para salvar a la patria. la alternativa es lanzarnos al precipicio de las confrontaciones que no resuelven nuestros problemas esenciales”

El riesgo para  nuestra  comatosa democracia es no sólo su regresión, sino su propia viabilidad en el mediano plazo ante los profundos desequilibrios sociales y el estallido de la violencia que es el resultado lógico de una cultura política prevaleciente dese hace seis años en la que nada se concibe sino es mediante el bloqueo y la presión.

Nuestro reto es re­vertir esta situación , dar un golpe de timón con el que la nación recupere el rumbo para que  demos respuestas especificas que permitan un combate frontal a la  desinstitucionalización, la pobreza y a la desigualdad; que sea a través del desarrollo económi­co, con empresas y  empleos formales y una mejor distribución de la riqueza , como logremos no sólo la justicia social, sino poner a salvo la democracia, restaurar el Estado de derecho, darle sustentabilidad al crecimiento y recuperar nuestro rol en el contexto latinoamericano, uno en el que seamos artífices de la paz y del dialogo en lugar de parece los pandilleros del barrio.

Estamos consientes que el camino que debemos recorrer será arduo. Tenemos al frente un adversario formidable, que no respeta las reglas ni de la democracia, ni de la bolivianidad, ni de  la paz ni de la guerra, capaz de absolutamente cualquier cosa con tal de reproducir el poder, siendo todos los otros aspectos de la vida nacional o la nación misma, secundarios en relación a sus insaciable apetito de poder. 

La visión de Bolivia que queremos construir para nuestros hijos es una sociedad fraterna, de igualdad de oportunidades, alianza de clases y desarrollo sustentado en el esfuerzo y en una democracia que respetando las leyes, funcione a satisfacción de sus integrantes. Superar las desigualdades regionales y sociales y construir una nueva sociedad que desmonte la división étnica y la lógica fratricida,  implica crear las bases económicas y jurídicas para la generación de riqueza, organizar una economía moderna, sus­tentada en el dinamismo del mercado interno y com­petitiva en el entorno , así como alentar una mejor distribución del ingreso . Esto requiere a su vez acciones responsables de reforma polí­tica e institucional, con una visión de mediano y largo plazo con las cuales podamos superar la ya obsoleta idea de que la libre acción del mercado es capaz de generar, el desarrollo económico del país o peor aun, la practica de estos últimos años que ha deliberadamente  favorecido la informalidad, la ilegalidad y el narcotráfico. 

El Estado es necesario para conducir la marcha de la economía y regular el mercado mediante polí­ticas transparentes que ofrezcan certidumbre. Por esto, es indispensable rediseñar el papel que debe desempeñar, fortalecer sus capacidades y asumir el propósito de crecer, generar empleo y mejorar la distri­bución de la riqueza. La única manera de emprender un proceso de cre­cimiento alto y sostenido es con una nueva política de desarrollo económico que genere los empleos necesarios, aliente la productividad, genere incentivos para el uso racional de nuestros recursos, privilegiando la conservación del medio ambiente  y garantice un clima de certidumbre para la inversión y el trabajo.

Sabemos que nos espera un largo camino, un camino  lleno de obstáculos y de sorpresas.  No les tenemos miedo, el MNR, intrínsecamente ligado a la historia y la a la liberación de Bolivia toma esta nueva prueba como la de una nueva liberación, imprescindible para evitar la desaparición de Bolivia y de los valores de  convivencia pacifica, prosperidad y desarrollo que todos anhelamos.

Luis Eduardo Siles
Portavoz Nacional

jueves, 31 de enero de 2013

10 años de la "Guerra del Gas"



La problemática de los hidrocarburos fue uno de los ejes del movimiento de desestabilización  que acabó derrocando al gobierno constitucional  del MNR  en 2003 y sembró el camino para lo sucedido después.  Que no se dijo y escribió para lapidar un proceso que, iniciado mediante la estabilización de la economía de 1985, tuvo en las leyes 1194, 1689, y en la capitalización social sus principales hitos. Reduciendo temas de intrincada complejidad a meras consignas repetidas con una furia reiterativa propia de la ignorancia, se acabó por pintar un cuadro de una simplicidad tramposa, con actores y políticas o totalmente malos, o completamente buenos.  El “No exportar gas a Chile ni por Chile bajo ningún motivo” fue la consigna  que aglutinó a una porción significativa de la población alteña y generó el cruento episodio de confrontación, con visos de guerra civil, al que el Ex Presidente Sánchez de Lozada le puso termino renunciando a su mandato.

Diez años después, resulta manifiesto que todo fue un elaborado ardid para derrocar al gobierno constitucional del MNR, pero que en el fondo no guardaba ninguna verdad  moral ni técnica, ni económica, ni política.
Diez años después de que el oficialismo de hoy desatara el octubre paceño con las mismas tácticas que luego emplearía en Cochabamba, Sucre, Tarija, Santa Cruz y Pando, luego de que impulsados por su discurso embustero decenas de paceños ofrendaran su vida, no sólo hemos perdido los mercados de ultramar, las inversiones, la credibilidad y la regularidad en la provisión doméstica, sino que vamos camino a perder también nuestros mercados tradicionales, habiendo pasado de hipotético centro energético de la región a hazmerreír mundial, subvencionando las economías vecinas a través del contrabando de hidrocarburos.

En ese contexto, y luego de abrir un proceso en la Haya, de legitimar extrañas  incursiones supuestamente involuntarias  de dos o tres soldados a territorio chileno, de cambiar la multilateralidad como estrategia por la bilateralidad como abdicación,   el Presidente Morales ha cambiado dramáticamente , sin que medie explicación alguna, su posición sobre el Gas y Chile. En la Cumbre  de la CELAC en Chile ha expresado entre otras cosas  “¿Cómo compartir juntos para resolver los problemas de nuestros países?", para después responder: "compartir lo  único que tenemos en Bolivia, el tema del gas".  Según Morales, las familias en Chile "ahora pagan 500 dólares por un gas domiciliario y pagarían 250 por gas" boliviano. El presidente de Bolivia insistió en que "el Estado chileno hace muchos esfuerzos por importar gas" mientras que Bolivia tiene ese recurso.

Semejantes declaraciones efectuadas sin ningún tipo de acción diplomática previa, fueron recibidas con un irritado portazo del Presidente de Chile, presumiblemente debido a la manifiesta improvisación y la ausencia notoria de criterios técnicos así como el hecho de que las mismas marcaron un radical giro en la manera en que el señor Morales ha venido administrando las relaciones con Chile. La agresividad en el fondo y en la forma de lo expresado por el Señor Piñeira nos ha parecido dolorosa y difícil y la censuramos,  pero consideramos imprescindible fijar una posición clara sobre los hidrocarburos y su eventual utilización como recurso estratégico geopolítico.

1.-Sobre la base de lo iniciado por gobiernos previos,  el MNR diseñó e implementó  a mediados de los noventa una política pública en energía conocida continentalmente como el "triángulo energético": una nueva legislación sectorial (ley de hidrocarburos, ley de electricidad y legislación de regulación), una importante obra civil como el gasoducto más largo del Cono Sur latinoamericano (gasoducto Santa Cruz-Brasil) y una participación social de los réditos de las inversiones en el sector (capitalización social y bono solidario).

El triángulo energético sentó los pilares del gas que hoy se disfruta y despilfarra y  contempló no solamente la atracción de capitales externos para procesos exploratorios y de producción, sino que por sus cifras -no superadas diez años después- significó la más alta inversión de compañías multinacionales en el negocio energético boliviano, perfilando a un país que empezaba a exportar materia prima (gas al Brasil) pero al mismo tiempo daba paso a un segundo momento de esa política -en 2003- cuando se perfilaba un país que sería exportador de LNG (gas natural en versión licuificada) y adicionalmente empezaría la agregación de valor (industrialización) al gas de manera de convertir a Bolivia en un proveedor  de productos acabados de energía al Continente.

2. El proyecto de exportación de LNG a mercados de ultramar implicaba una política de Estado en donde Bolivia participaba como socio del proyecto y sería el primer paso para insertarse a esa exclusiva red de países productores de productos gas-químicos, plásticos, úrea, fertilizantes, diesel sintético y otros generados a partir del gas, diseñando para ello un proyecto de largo aliento que estuviera en su máxima evolución y desarrollo a mediados de ésta década.

3. Para intentar remplazar nuestra política de largo plazo en energía e hidrocarburos el régimen de Evo Morales prometió la "nacionalización" de hidrocarburos, puesta en escena  comunicacional mas que política de estado, que hasta la fecha no funcionó -ni lo hará- porque ni siquiera tiene una propia Ley de Hidrocarburos, sino que su impracticabilidad y su inoperancia contrastan con modelos económicos de complementariedad, modernidad, globalidad y competitividad que la industria petrolera y gasista demandan a nivel internacional. Adicionalmente su promesa de "industrialización" tampoco llegó a Bolivia porque nunca estuvo sustentada en una política de estado y de largo plazo. 6 años después de la “nacionalización” el grueso de recursos fiscales proviene del IDH, impuesto creado el año 2005, y se ha sostenido debido a los altos precios internacionales, sobre los cuales Bolivia no tiene ningún control, y a los notables volúmenes de exportación acordados en los años 90.   Durante el gobierno del MAS el promedio de pozos perforados ha pasado de 12.25 promedio año en el periodo 1990 – 2006 a  menos de 2.5 por año desde 2006.

4.- La historia nos ha dado  la razón: diez años después, todo el Continente latinoamericano está inserto en procesos multinacionales de compra-venta de LNG (que fue repudiado por Evo Morales y otros desinformados en 2003); todo el Continente está armando procesos de integración económica-energética basada en modelos y esquemas de venta de valor agregado en vez de materia prima y todo el Continente reclama apertura y transparencia en modelos de negocios energéticos.

Cuando en 2003 quisimos implementar para el país un modelo energético nuevo y moderno, que hubiese asegurado el futuro de varias generaciones de bolivianos y la incursión de Bolivia en el primer mundo, Evo Morales nos hizo frente, contribuyó activamente a generar violencia incluyendo los  muertos de octubre de 2003 y los cientos mas que su retorica incendiaria generó después,   perjudicó al país y retrasó a Bolivia por veinte años. Hoy quiere "gas por mar" sin tener idea de las implicaciones geopolíticas y económicas que ese ofrecimiento entraña y pone en riesgo no sólo la seguridad nacional sino que compromete a la seriedad de la Repúbica de Bolivia en el contexto internacional.Un dia, mas temprano que tarde, Evo Morales y sus acólitos sera juzgados, tanto por su rol en generar la situacion de violencia y los muertos de 2003 como por el descomunal despilfaro de recursos publicos, la perdida de oportunidades y el aumento en la superficie de coca excentaria e ilegal.

5.- El MNR está convencido que Bolivia tiene en el gas natural un arma geopolítica poderosa para la integración, no para el chantaje; el gas es una herramienta de complementariedad que seguramente será -estudios técnicos de por medio- el mejor mecanismo para generar procesos de integración con Chile, y con todos los países de la región, porque está demostrado hoy que el gas natural es el primer generador de riqueza para el estado boliviano.

6.-El MNR DEMANDA una nueva Ley de Hidrocarburos y la convocatoria a un consejo nacional técnico de energía e hidrocarburos para rediseñar la nueva política energética boliviana como nosotros lo hicimos responsablemente en 1997 y en 2003 y para evitar que Evo Morales continúe con sus erráticas posiciones de diplomacia económica-energética.

La Paz, 30 de enero de 2013

lunes, 21 de enero de 2013

El MNR y el triunfo de la oposición en el Beni



Desde el MNR, parte vital de la alianza que contribuyó a la contundente victoria de Carmelo Lens  en el departamento del Beni resumimos nuestras conclusiones sobre los resultados:

1.- Esta importante victoria fue precedida por un difícil proceso de reordenamiento  al interior de nuestra organización, el mismo que se tradujo primero en la expulsión del ex gobernador Haisen Ribera y luego por similar medida en contra de la directiva del comando departamental quienes desobedecieron las decisiones del Comité Político Nacional. Esta política de renovación y depuración continuará en los departamentos en los que sea necesaria ya que la limpieza interna revitaliza al partido en su estructura, sustituyendo dirigentes confundidos y/ o cooptados,  por jóvenes y dirigentes que tenga claridad en nuestros objetivos. 

2.- El Beni tiene el gobernador que se merece. Carmelo Lens es exactamente lo opuesto a lo que el MAS representa. Un hombre trabajador que tiene una familia y una reputación de hombre de bien, su recorrido profesional y personal no conoce ni de extorsiones ni de confrontaciones ni odios muchísimo menos de violaciones  ni  transfugios.  Es la opción de la unidad, de la dignidad consecuente y de la ética  que antes que aumentar la superficie de coca excedentaria quiere genuinamente resolver los problemas del Beni. Sus propuestas han sido realistas, técnicas, no discursos sobre ideologizados y basados en la división.

3.-Los resultados ponen en evidencia  que la capacidad de generar votos del señor Evo Morales no es transferible ni endosable. El señor Morales puso todo los recursos del estado a disposición de su candidata, viajando reiteradamente a diferentes poblaciones para respaldarla, gastando ingentes cantidades de dinero en una campaña al mas puro estilo prebendal, desoyendo la normativa del TDE, e incluso chantajeando explícitamente a los benianos, pero no pudo transferirle ningún capital político a la candidata oficialista pese a la desproporción de los recursos económicos con la oposición que hizo una campaña austera solo basada en la genuina convicción de sus adherentes.

4. El discurso étnico, confrontacional y victimizador, que sobre enfatiza, manipulando,  los orígenes étnico culturales de cada boliviano, tampoco pudo ser trasferido al Beni y se ha ya agotado. La candidatura propiciada por el MSM, cuyo candidato en el Beni respetamos y cuya convicción democrática saludamos con especial afecto, no contribuyó a reforzar la posición de los indígenas del TIPNIS, problemática que solo se puede productivamente abordar dejando la sobre politización a un lado, actitud oportunista que perjudico la 9na marcha y que conspira en contra del entendimiento entre bolivianos. Los partidos que aun dudan, deben tomar una decisión : o ser funcionales al MAS o construir un proyecto de nación basado en la unidad y fraternidad entre bolivianos. 

SECRETARIA NACIONAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL
MOVIMIENTO NACIONALISTA REVOLUCIONARIO

La Paz, 20 de Enero de 2013